Teniendo la convicción de haber sido inducidos por el Espíritu Santo a aceptar al Señor Jesucristo como nuestro Salvador, y habiendo sido bautizados, en virtud de nuestra profesión de fe, en el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo, ahora en la presencia de Dios, de los ángeles y de esta congregación, hacemos pacto los unos con los otros, de la manera más solemne y gozosa, como un cuerpo que somos en Cristo.

PROMETEMOS cultivar una devoción familiar y secreta; educar religiosamente a nuestros hijos; procurar la salvación de nuestros parientes, nuestras amistades y de toda la humanidad en general; andar en circunspección en el mundo, ser justos en nuestras acciones, fieles en nuestros compromisos e irreprochables en nuestra conducta, evitar la murmuración, la difamación y el excesivo enojo y ser celosos en nuestros esfuerzos por el engrandecimiento del Reino de Nuestro Salvador.

PROMETEMOS asistir a todos los cultos de la Iglesia y tomar parte en todos los servicios de la misma, según nuestras capacidades y dones recibidos. Asimismo, siendo conscientes de que nada de lo que tenemos es nuestro, que todo pertenece a Dios, e impulsados por la ley del amor a nuestro Señor,

PROMETEMOS con gozo obedecer la Palabra de Dios y, mediante Su ayuda, entregar a la Iglesia, cada primer día de la semana , como parte de nuestro culto de alabanza y adoración al Señor, los diezmos de las ganancias recibidas y nuestras ofrendas

PROMETEMOS, asimismo, cuidarnos los unos a los otros con amor fraternal; recordarnos mutuamente en la oración; ayudarnos unos a otros en las enfermedades e infortunios; cultivar la simpatía cristiana en el sentimiento y en la cortesía de la palabra; ser tardos para ofendernos y estar prestos siempre para la reconciliación, abundando en los preceptos de nuestro Salvador para obtenerla sin tardanza.

PROMETEMOS, finalmente, que cuando tengamos que cambiar nuestra residencia a otro lugar nos uniremos, tan pronto sea posible, donde podamos continuar desarrollando el espíritu de este pacto y los principios de la Palabra de Dios. En presencia de mi Iglesia,

PROMETO con la ayuda de Dios, ser fiel a la Confesión de Fe y cumplir este Pacto de Iglesia.